CAMARGO, Francisco: Capitán de la armada de Juan de Garay y que se unió gustosamente a las fuerzas de Hernán Cortés, contrariando a sus jefes. Fue muy renombrado en la conquista de México. Había nacido en 1478 y, como su paisano Francisco de las Casa, acompañado a Cortes, con el que se encontraba cuando se produjo la prisión de los emperadores Moctezuma y Guatimocin.
Fue el que con mas entusiasmo recibió y cumplió la orden que Cortés diera a sus capitanes de quemar las naves tan pronto desembarco toda la expedición, en 1511, en las playas mejicanas. Como algunos soldados murmurasen de la quema de aquellos diez buques, Camargo les replico”: Aquí no queda mas que el valor para triunfar por las glorias de Castilla y por nuestro nombre. Aquel que tenga miedo, debe parecer en esas llamas para que el viento lleve sus cenizas a España y cuente a todos lo que hemos hecho”. Y esta arenga encendió los ánimos de los soldados que dudaban del buen fin de aquella empresa, comenzada por un acto tan difícil de juzgas en aquel momento.
Con Camargo pasaron a esta conquista, Francisco del Barco, su paisano, que luego se avecindó en la ciudad de los Ángeles y el trujillano Gómez de Paniagua, que se distinguió en la toma de México, en Guaxaca y en Gualan, de donde salió para la expedición del mar del Sur.
En 1539, se aparejó otra armada capitaneada por Francisco de Camargo, que debía sustituir a la del comendador García Jofre de Loaysa, que se perdió en su viaje a la Especiería. Iba bien provista de gente y de artillería y municiones, y de todo lo necesario para ir a la Especiería por el Estrecho de Magallanes, y otros dicen que se encaminaban a la China.Autor:J.A. Ramos Rubio Volver a la página de inicio